El Vals y su imperio

Se lo llamó Vals he Iniciaron con él el auge del baile en los salones Weber, Lanner y Strauss. Una danza en compás de tres tiempos. Esto significa que cada frase lleva un acento fuerte en el primer tiempo, de modo que los otros tiempos quedan menos acentuados. El Vals destronó al Minué en la “belle époque”. Se bailaba en las confiterías e Viena y en los salones, junto con la polca.
El primero de los grandes valses, modelo de los demás, es la “invitación a la danza”, del alemán Karl Maria Von Weber, escrito en 1819.
Johann Strauss padre y sus hijos, Johann y Josef formaron una familia de músicos dedicados por entero al vals, la música más interpretada durante el siglo XIX.
Nadie inventó el vals, como tampoco el Tango ni el Jazz, son creaciones colectivas que brotaron lentamente y se desarrollaron hasta invadir grandes sectores sociales.
Los orígenes del vals no son muy claros ya que se lo atribuyen distintos pueblos, pero en función de las diferencias los expertos los clasifican en vienés, inglés y francés, encontrándose registros de sus antecesores por los siglos XII y XIII en el centro de Europa, donde a finales del siglo XVIII, recién es aceptado por las clases sociales altas en los salones.
Sí se estima que derivó de los ländler, danzas rústicas que también se cantaban en los Alpes austríacos y alemanes. Algunos violinistas ambulantes llegaron a Viena hacia el 1750 y tocaron en las cervecerías.
Un músico español, Vicente Martín y Soler, organista y autor de óperas tuvo la osadía de hacer bailar a dos parejas nada menos que un vals en la Opera de Viena, durante una escena de “La cosa rara, o sea La belleza honesta”. Era noviembre de 1786, y en esa fecha nació el vals como baile teatral.
A través de la historia como anécdota podemos citarles el escándalo generado por la reina Victoria, que bailó un vals en su fiesta de bodas; y contar que este hermoso baile llegó a ser condenado como inmoral por los años 1.812-1.813, para después ser aceptado como el baile de salón por excelencia, naciendo así sus variantes, destacándose la Vienesa, la Inglesa, el Boston en los EE.UU.

 

 
 
 
 
   
   
   
   
   
   
   
   
   
     
 

Unite a nuestro grupo en facebookUnite a nuestro grupo en linkedinVistá mi perfil en Google

 

   
     
   
msn[email protected]
e-mail[email protected]
celular15 55 08 83 45
   
Bailamos Vals | Horacio Fehling | Copiright 2009 | Argentina | Design by Cinthia Fehling