Los 15 años - La fiesta

Una costumbre que no ha perdido vigencia e incluso está tomando nuevos bríos. El ayer y hoy de una celebración que sigue cautivando a las adolescentes. Hay tradiciones que se pierden y otras que cambian imperceptiblemente con el tiempo. También están las que se oponen rotundamente a desaparecer y se agarran con uñas y dientes a los recuerdos de aquellos románticos. Son quinceañeras que llevan años soñando con su fiesta, con su vestido de princesa, el vals y es el mismo de una generación que está desempolvando de los álbumes de sus madres y abuelas ese momento, para ellas, tan sublime. Antiguamente la celebración hecha durante los cumpleaños decimoquintos de una chica se organizaba porque los padres estaban contentos y orgullosos de que su hija haya llegado a esa edad, también conocida como la edad de las ilusiones. En esa época las familias adineradas aprovechaban las fiestas de gala para presentar a sus hijas en sociedad. Los quince era la edad en la que ya podían participar de los bailes sociales. Después de este baile, ya les estaba permitido bailar con otros jóvenes. El baile simbolizaba, justamente, la transferencia de la señorita desde niña a la edad adulta. Convengamos que esto ha ido variando con el correr de los años. No importa que tan corriente o princesa ella quiere ser, cada jovencita quiere sentirse especial el día de sus quince.

El vals

La Fiesta de los XV años no es completa sin el tradicional Baile del Vals Padre-Hija. El vals, o waltz, es la tradición de corazón de todos los quince años, es el Baile de Salón por excelencia. Las notas de los valses de Strauss marcan para muchas mujeres el recuerdo de sus quince años, la fecha en la cual la quinceañera debuta en sociedad de la mano de un gallardo y apuesto caballero. Ese caballero suele ser el Padre, en ocasiones, puede ser un hermano, un amigo o un pariente cercano. Sobre sus hombros queda el deber de guiar con gracia, gallardía y agilidad el baile a ritmo de vals que es el componente fundamental de la fiesta. Uno de los preparativos para la fiesta de Quince que requieren de especial atención es la coreografía del vals, según la preferencia de la Quinceañera, ya que es el punto culminante del acontecimiento y por lo tanto es tan necesario que sea bien realizado. Lo más común es que la quinceañera ingrese al salón del brazo del padre o a falta de este, el padrino, un pariente o amigo cercano a la familia. y que baile con él la primera pieza. Se supone que después viene el resto de los familiares hombres. Lograr presentar un gran desempeño en el baile, requiere tomar algunas clases de Vals. La música puede ser en vivo, conjunto de violines, o con los modernos sistemas de sonido digital.

El baile

Después del Vals, la Quinceañera "rompe el baile", esto significa que es la primera en salir a bailar una canción popular e invita a todos los asistentes a bailar también.

Horacio Fehling

 

 
 
 
 
   
   
   
   
   
   
   
   
   
     
 

Unite a nuestro grupo en facebookUnite a nuestro grupo en linkedinVistá mi perfil en Google

 

 
 
     
     
   
msn[email protected]
e-mail[email protected]
celular15 55 08 83 45
   
Bailamos Vals | Horacio Fehling | Copiright 2009 | Argentina | Design by Cinthia Fehling